Son figuras realizadas en papel maché, sobre una base de madera. Miden 20 cm. Se trata de piezas únicas, creadas especialmente para cada persona.


A partir de fotografías e información complementaria, se realiza una figura exclusiva, con detalles que permiten identificar a la persona, con los aspectos que más nos gusten o que más nos vinculen a ella, que describan un momento determinado, un recuerdo, una afición, una costumbre...pueden ser muy simples o cargados de detalles...

No se trata de un retrato, sino de un muñeco personalizado. Es un regalo sorprendente, que dice mucho de quien lo recibe y de quien lo entrega. Cada figura va firmada por la autora Clara Bosch, debajo de la base.

Cada ‘ninot’ viene con una historia detrás, que poco o mucho nos conmueve, por eso tratamos cada encargo con el máximo respeto y dedicación. Sabemos que cada persona que nos encarga un ‘ninot’, lo hace movida por un sentimiento de afecto hacia otra persona. Nuestro objetivo es plasmar ese sentimiento. Nos encanta este trabajo.